• Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Follow Us
Please reload

Search By Tags

March 6, 2014

Please reload

Recent Posts

Nota de la Directora

May 1, 2013

1/2
Please reload

Featured Posts

Nota de la Directora

May 1, 2013

Escogimos la historia de La Montaña como quien escoge al azar una sorpresa dentro del sombrero de un mago. Habían decenas de historias del cual escoger y aunque en el momento pareciera por casualidad, escogimos contar la historia improbable de dos enemigos que cambiaron el destino de una Montaña. Poco sabíamos como desde ese momento en adelante esta historia consumiría nuestros días y noches durante años o que tan ligados nos volveríamos a cada uno de sus personajes.

 

Arrancamos queriendo comprobar equivocadas las voces que gritaban que una película no se podía hacer sin dinero, experiencia, conexiones en la industria o equipos costosos. Y lo hicimos. Con tan solo una cámara fotográfica, un elenco y equipo de producción que nunca había participado en un largometraje y solo el dinero suficiente para comidas y gasolina, La Montaña fue grabada en una de las locaciones más hermosas y prístinas del mundo. Su fotografía es cautivante y un verdadero tributo a la majestuosa Montaña donde ocurrieron los sucesos. Quizás de una manera muy ingenua esperábamos apoyo, ayuda y hasta emoción de nuestros nuevos “colegas” en la industria cinematográfica Colombiana. Esta era una historia diferente, una que realzaba nuestra patria en vez de echarla por tierra; una que mostraba su belleza con increíbles colores en vez de aprovecharse de sus muy bien conocidos problemas para ganarle unos pesos a algunos productores a cuestas de que una vez más desboronaran la reputación de nuestro país. Al menos esperábamos algo diferente al rechazo rotundo.

 

Pero fuimos destinados a encontrar nuestro apoyo por fuera del cerrado gremio establecido de cinematografía. El Ejercito Colombiano nos ayudó con uniformes, armas, actores y seguridad para nuestro equipo de producción. Grupos ilegales guerrilleros y paramilitares vociferaron su apoyo y aprobación de La Montaña diciendo que por primera vez alguien estaba interesado en mostrarlos veridícamente. La comunidad de La Montaña, ultrajados y abusados, verdaderas victimas de esta guerra sin sentido, tomó esta oportunidad de hacerse escuchar y mostrarle al mundo su buena voluntad y talento: la verdadera riqueza de esta región. Y sobre todo, encontramos el apoyo incondicional de amigos y familia. Nuestros amigos, hermanos, abuelos, primos, tíos y tías todos sirvieron incondicionalmente como elenco, en producción, en la cocina y de muchas otras maneras.

 

Casi un año de largas noches y días después de su rodaje, La Montaña estaba lista para ser mostrada a nuestra primera audiencia. Sin plan de distribución, no sabíamos en ese entonces qué tan rápido o con qué fuerza se propagaría. Sobre todo, no teníamos ni idea de qué tan profundamente tocaría a las personas o cómo se identificarían con la historia de una manera tan fuerte. Nunca hubiera podido predecir la convicción con la que nuestras audiencias han llorado o el abandono con el que se han reído. Y ciertamente nunca hubiéramos podido planear lo oportuno que es esta historia en luz de lo que ha sucedido recientemente en la nación de Colombia. Quizás, después de todo, La Montaña no fue escogida por mera coincidencia.

 

Lo que sobra decir, que nunca será suficiente, es gracias. Le damos gracias a Dios por cada uno de ustedes que trabajaron con nosotros incansablemente sin remuneración y por todos los nuevos amigos que hemos adquirido gracias a este proyecto, especialmente Daniela, nuestra asistente de dirección sin la cual nuestra carga hubiese sido cien veces más pesada. Nuestros padres podrían haber merecidamente usado sus ahorros en ellos mismos comprándose quizás una casa nueva, unas vacaciones o un plan de pensión. Pero ellos invirtieron cada último centavo de su dinero personal en hacer que este, nuestro sueño, se volviera realidad. Nuestros hermanos Dylan y Martín, ambos parte del elenco de la película, nos han aportado sin falla su entusiasmo y han sido de gran ayuda. Nuestros queridísimos amigos y co-productores de La Montaña, Alex y Fernando han caminado de nuestro lado a través de los momentos más difíciles y han sido en varias ocasiones nuestras manos, piernas, ojos y oídos.

 

Nos hay recompensa mas grande que saber que nuestros hijos valoran, disfrutan y entienden lo que uno hace, especialmente cuando significa para ellos horas y días alejados de su mama. Gracias a los pequeños fans más grandes de La Montaña, Gabriella e Isaac. El honor más grande de mi vida es estar casada con mi mejor amigo, el protagonista de este filme, quien hizo, indiscutiblemente, el trabajo más extraordinario y quien me ha apoyado sin vacilación durante años. Y finalmente, pero en todas las cosas concernientes a La Montaña en primer lugar, mi hermana Alethia quien fue y es la fuerza motora y el corazón detrás de esta hazaña. Talentosa, de temperamento fuerte y valiente ella hizo que todo esto sucediera.

 

La Montaña fue hecha con la ayuda y en honor a todos los hombres, las mujeres y los niños afectados por esta violencia en Colombia. Es nuestro logro colectivo, la voz de Colombia pidiéndole a Dios por el rotundo fin a la guerra y una nueva era de paz para nuestro país.

 

Lisa Stendal Co-Guionista/Directora/Productora La Montaña

Tags:

Please reload